Home   Servicios   Higiene dental por ultrasonidos

Higiene dental por ultrasonidos

La higiene oral es la mejor manera de prevenir la formación de la placa dental y del sarro. El cepillado diario es el método más eficaz; sin embargo, los alimentos y las barritas masticables con efecto dental ofrecen una alternativa más cómoda y también efectiva.

Cuando no se mantiene una adecuada higiene dental pueden aparecer problemas como la enfermedad periodontal, que es la inflamación de los tejidos blandos que sostienen los dientes y que supone una menor fijación de éstos a la encía.

Su origen es la placa dental, que se va depositando debajo de la encía y provocando lesiones según se va formando. A veces el único signo evidente es el mal aliento, sin embargo puede llegar a tener repercusiones en otros órganos, por ejemplo, el corazón, el riñón o el hígado.

El tratamiento de la enfermedad periodontal y su prevención se basa en la higiene oral, que puede realizarse de distintas maneras.

LIMPIEZA DENTAL

Es una intervención que consiste en la eliminación de la placa bacteriana y del sarro mediante ultrasonidos.

CEPILLADO

Para mantener una buena higiene oral lo ideal es realizar un cepillado dental a diario y utilizando la técnica correcta. Además, debe ser asociado con un estímulo positivo (un juego, un paseo, una recompensa, etc.) para que el animal lo acepte sin dificultades y se debe establecer como un hábito cotidiano.

HIGIENE ORAL A TRAVÉS DE LA ALIMENTACIÓN

A pesar de todo, es muy habitual que no resulte fácil cepillar los dientes a un perro: falta de tiempo, él se no deja, etc. En estos casos pueden resultar muy beneficiosas otras opciones de higiene oral a través de la alimentación. Se trata de alimentos especiales y barritas masticables con «efecto dental», que combinan una acción mecánica de cepillado con un efecto químico llevado a cabo por determinados ingredientes activos.

ACCIÓN MECÁNICA: FORMA, TAMAÑO, TEXTURA

Las croquetas de estos alimentos específicos deben tener un tamaño, una forma y una textura especiales. Por su parte, las barritas masticables ya se diseñan expresamente con las características adecuadas para este fin. Una forma y un tamaño adecuados van a obligar al animal a masticar el alimento antes de tragar, lo que provoca en los dientes un efecto de cepillado. Para potenciarlo se adapta la textura para conseguir la máxima penetración del diente en la croqueta o barrita y así aumentar la superficie de contacto.

Esta acción de cepillado sobre los dientes contribuye a desorganizar la placa dental, ataca los depósitos de sarro existentes y retrasa la aparición de nuevas formaciones. Por otro lado, la masticación estimula la producción de saliva, que contiene agentes antiinfecciosos.

ACCIÓN DE LOS INGREDIENTES ACTIVOS

Los alimentos y las barritas también pueden incorporar en su composición principios activos con efectos beneficiosos para la salud dental, en cuyo caso se liberan en la boca durante la masticación y actúan al mezclarse con la saliva. Tienen efectos contra la placa, el sarro o la inflamación y los que más se emplean son:

– Polifosfato de sodio. Tiene la capacidad de atrapar el calcio salival, que interviene directamente en la calcificación de la placa dental, lo que impide que el calcio quede disponible y se limite la formación de sarro.

– Zinc. Conocido por sus propiedades antisarro, está presente en numerosos dentífricos para personas. Sus efectos son la inhibición de la formación de sarro, la reducción de la producción de sustancias que provocan mal aliento y la inhibición del crecimiento bacteriano.

– Polifenoles. El té verde, rico en polifenoles contribuye a prevenir la enfermedad periodontal al inhibir la formación de la placa.

– Aceite de eucalipto. Reduce el mal aliento y la gingivitis; además frena la proliferación bacteriana.